Entre paranoia y valemadrismo

Una de mis peliculas favoritas es Contagion. Gwyneth Paltrow, Matt Damon, pandemia, precision cientifica – que mas se le puede pedir? Siempre me asombro el enfoque personal de la pelicula, en vez de sucumbir (como la mayoria de las peliculas, usualmente de zombies, que tienen como elemento de trama una pandemia) a la sucesion cansada de titulares progresivamente preocupantes, con el elemento humano mas o menos de fondo inerte.

Cuando veia esta pelicula me preguntaba como seria estar en los zapatos de los personajes. El esposo – viudo – con la preocupacion de su hija; la epidemiologa que da la vida por su trabajo; los secuestradores que buscan proteger a su pueblo (no me preocupa dar spoilers porque (1) sospecho que a estas alturas TODOS ya vieron esta pelicula, y (2) digo, es del 2011. Ni modo). Siempre me costo trabajo ponerme en el lugar del personaje de GP: para empezar, andaba poniendo el cuerno. Segundo, tenia un trabajo fantastico – se contagio en un viaje de negocios al otro lado del mundo, por dios. Definitivamente me faltaba empatia con ella. Pero ahora, del otro lado del mundo, con un trabajo fantastico y habiendo estado de ambos lados de la cornada, puedo decir honestamente: pobrecita Gwyneth. Sin deberla ni temerla, fue responsable de iniciar una epidemia en los Estados Unidos, y en realidad solo estaba viviendo su vida (y, honestamente. La cornada no tiene NADA que ver con el contagio. Pinches escritores buscando demonizar, es lo que es).

Llevamos unos tres meses (mas o menos, dependiendo donde vivas y cuando empieces a contar) en lo que parece una puesta en escena (muy a la War of the Worlds en la radio) de World War Z (World War C? Si, lo lei en reddit). Recuerdo haber leido reportes de esto a finales de Diciembre, una pneumonia muy agresiva en China (lo recuerdo porque fue antes de mi viaje a Mexico). Recuerdo haber estado en Mexico a mediados de Enero y escuchar que, ademas de algunos otros paises en Asia, ya habia un caso confirmado en los Estados Unidos. Recuerdo haber pensado “espero que no me cancelen mi vuelo de regreso.” Si, asi de egoista, egocentrico y todo lo que corresponda. Recuerdo esperar mi maleta, ya de regreso, y ver el anuncio de la OMS, catalogando el problema como una “emergencia global de salud.” Recuerdo haberme enfermado a principios de Febrero, justo cuando me tocaba irme de viaje a Londres para un entrenamiento; en aquel entonces la principal preocupacion eran los duros vientos que, debido a dos huracanes/tormentas, me forzaron a llegar dos dias tarde al entrenamiento y casi cancelaron mi vuelo de regreso. Me acuerdo de que tuve gripa, luego bronquitis, y luego se me quito. Recuerdo que habiamos varios enfermos en el entrenamiento, pero en aquel entonces la preocupacion no era la epidemia (soon to be pandemia) sino lo que iba a pasar con nuestros vuelos, y que el entrenamiento iba muy rapido y era muy complejo. Recuerdo finales de Febrero, y los murmullos en la oficina.

Muy fractalmente, el tema en Holanda reflejo el resto del mundo. Primero era China (luego Asia, luego el norte de Italia) el problema. Los otros. Pero la vida seguia normal. Luego el problema era localizado, en Noord Brabant nada mas. Se sugeria que los negocios en esta provincia consideraran dejar trabajar desde casa de ser posible. Pero el 10 de Marzo se implementaron medidas mas estrictas en NB: cierre de restaurantes y lugares similares, cancelacion de eventos masivos, sugerencia de minimizar contacto social por una semana. El 12, las medidas se extendieron al resto el pais. Un dia despues, se cancelaron todos los vuelos de China, Iran, Korea del Sur e Italia. Pero la vida seguia “normal”. La semana del 10, mi jefe me pidio iniciar pruebas para verificar que estuvieramos preparados para trabajar remotamente. Como prevision. Para el 14 (mi ultimo dia de la semana) estaba trabajando en casa, como prueba piloto. Completamente esperaba estar en la oficina la siguiente semana. Nunca se dio.

Hace dos semanas, como se dice coloquialmente en ingles, “the shit hit the fan.” En Mexico diriamos “cuando valio madres.” El anuncio de la cancelacion de vuelos, en conjunto con la confirmacion del cierre de universidades el fin de semana del 14 y 15, puso al pais en un estado de alerta muy diferente al que anteriormente se respiraba. Ese fin de semana, algunas tiendas agotaron su stock de algunos productos, como pasta y arroz. A principios de la semana del 16 las tiendas tenian un severo problema de desabasto – ni siquiera habia papas. Para el final de la semana, mi trabajo anunciaria cerrada la oficina. Y las calles cayeron en un silencio como raramente habia visto – y claro, no tengo mucho tiempo viviendo aqui, pero jamas habia visto tan poca gente fuera, viviendo. Practicamente todos los negocios, cerrados. Y una sospecha permanente en muchas personas, mas alla de medidas precautorias: no solo se guarda la distancia fisicamente, sino a un nivel mucho mas profundo. Como expat, definitivamente siento una desconfianza en un buen porcentaje de las personas que se cruzan conmigo.

Y aun asi, hay un segmento de la poblacion que se rehusa categoricamente a tomar cualquier medida, al punto de burlarse abiertamente de ellas. En el super, un par de muchachos que estaban comprando en el mismo pasillo que yo tosieron (en esa manera fingida y exagerada) justo cuando decidi cruzarlos para seguir mi camino. Ante los primeros dias de primavera (que han sido, coincidentalmente, los primeros dias soleados del año) la gente salio en masa a las playas, los bosques, los parques. A disfrutar. Esto apenas ocurrio el fin de semana pasado, y el Primer Ministro critico duramente estas acciones – invocando una alerta de emergencia a todos los telefonos moviles del pais, recordando evitar el contacto cercano con otros, las reuniones con mas de un par de personas, y la consignacion a no salir de casa si se tienen sintomas de enfermedad. Como referencia, esta alerta, en el año y medio que llevo aqui, solo la he recibido una vez al mes, como prueba de que aun funciona.

El PM tambien se dirigio a la nacion en cadena nacional, algo que no ocurria desde la crisis petrolera de los 70s. El rey tambien decidio dirigirse a la nacion esta semana pasada. Alcaldes y el gobierno federal estan discutiendo la posibilidad de implementar toque de queda nacional, algo que se ha implementado ya (con mayor o menor popularidad) en Italia, Francia, y Alemania. El espiritu dutch esta realmente en contra de esta medida; en general, la gente, simplemente, no lo quiere. Al mismo tiempo, la poblacion tiene deseo de seguridad, por supuesto, y hay muchas personas que no solo aceptarian felizmente el toque de queda, sino que lo piden abiertamente. Holanda no tiene, hasta ahora, los problemas que otras naciones han sufrido: aunque los numeros siguen subiendo, se ha logrado frenar en cierta medida el crecimiento, y parece que se esta logrando “aplanar la curva”:

Comparativa de contagios con y sin medidas preventivas. CDC a traves de BI.

El objetivo de aplanar la curva es, como se aprecia, evitar el colapso de la capacidad de respuesta de los sistemas de salud. Dicho en español, se busca que los contagios sean lo suficientemente lentos para que todos aquellos que sufran consecuencias graves (que requieren hospitalizacion) puedan recibir la atencion apropiada. Es un tema de recursos limitados: respiradores, medicos, enfermeras, incluso insumos tan triviales pero fundamentales como mascarillas o guantes. Cuando los contagios explotan exponencialmente, el numero de casos graves lo hace tambien, y el sistema de salud se ve imposibilitado de atender a todos esos casos graves al mismo tiempo. Es un problema que se resuelve “rapidamente” (en cuestion de semanas), pero, por supuesto, no lo suficientemente rapido para las personas que moriran por esa falta de atencion.

Holanda no ha llegado a este punto, en ninguna provincia, ciudad o pueblo. Algunas personas lo justifican por la pequeña poblacion nacional, pero hay que recordar que Holanda tiene una densidad poblacional superior a cualquiera de los paises actualmente en crisis, exceptuando Corea del Sur. Holanda comenzo con sus medidas relativamente pronto, pero es debatible si se movio notoriamente mas rapido que otros paises ahora en crisis. No creo que sea posible por ahora saber si las medidas estan funcionando, pero parece que somos, por ahora, muy afortunados en la loteria de esta pandemia. Las medidas seran revisadas el 6 de abril, para determinar si los negocios seguiran cerrados. Pero ya se anuncio una prohibicion de reuniones publicas superiores a tres personas hasta el 1 de Junio, por lo menos. El desabasto en los supermercados parece haberse abatido. La gente parece haber entendido el mensaje de quedarse en casa, si estos ultimos dias son señal de algo, y con un poco de suerte se evitara el toque de queda.

Tristemente, no tengo conocimiento de primera mano de como es la situacion en Mexico. Tengo opiniones de primera mano (lo que los historiadores llaman first hand accounts) de gente en la que confio. El sentimiento parece ser similar al que se vive aqui: una mezcla de escepticismo sobre la urgencia real del problema, y de hartazgo con el gobierno por no hacer lo suficiente. Hay dudas sobre si los numeros que se han compartido son realistas, citando la minima cantidad de pruebas realizadas. Hay apelaciones a favor y en contra de los expertos gubernamentales, de la OMS, de otros paises. Hay desabasto en los mercados. Hay miedo por los familiares de edad avanzada, o con condiciones de salud que, segun los reportes de otros paises, son factores de riesgo elevado. El pais esta parado en cierta medida: escuelas y muchos otros servicios cerrados hasta el 20 de Abril, exhortos publicos a permanecer en casa, etc. Pero tambien, hay una maravillosa determinacion a seguir adelante – explicita o implicita

Lenin decia que hay decadas en las que nada pasa, y semanas que parecen durar decadas. Estas semanas pasadas ciertamente se sienten asi. Aun falta mucho camino por delante – se predice que la pandemia dure hasta el 2021 – pero ya han ocurrido grandes cambios a nivel mundial. El impacto en el mundo laboral es sustancial: millones de empleos en pausa o perdidos, sobre todo en las industrias de servicio, viajes y hospitalidad. El FMI predice una recesion global en 2020 con un impacto al menos tan grave como la del 2008. Las olimpiadas fueron pospuestas para el 2021 (y se especula que seran canceladas totalmente). Millones de personas estan trabajando desde casa de manera exitosa, dejando en duda si sera necesario a futuro regresar a los esquemas laborales tradicionales. Han habido reportes de saqueos, acaparamiento de productos, pero tambien de comunidades uniendose para evitar que personas en riesgo tengan que salir, y apoyos de todo tipo. En el Reino Unido, se estan preparando los hoteles (si bien temporalmente) como refugios para todos los indigentes del pais. Varios paises estan recogiendo la factura de los sueldos caidos, en mayor o menor proporcion. Las emisiones de CO2 se han reducido sustancialmente. Y seguramente, en los dias que vienen, habran aun mas cambios.

Yo? Me he tenido que acostumbrar a no ir a la oficina, y a no ir al gimnasio. Yo estoy, afortunadamente, en la gloria.

Por ahora.

Leave a Reply

Your email address will not be published.