De la reforma energética

Varios meses de no publicar y la primera entrada es de política… the times, they are changing. En fin.

Con toda la publicidad que el gobierno federal parece empecinado en zambutirnos en nuestros cerebritos, no puedo sino evitar reírme de la ironía entre las posturas que han tomado, con ni siquiera 6 meses de diferencia, ahora que salió esto de la reforma energética.

El discurso general de la reforma energética propuesta por Enrique Peña Nieto – y que es claramente visible en los múltiples promocionales al respecto – parece ser que, para tener una industria petrolera exitosa, o moderna, o redituable, o sustentable, o $adjetivo_de_moda, es imprescindible:

1) La inyección de fuertes capitales mucho dinero para la búsqueda/validación de nuevos yacimientos, y para la adquisición de
2) Tecnología extremadamente avanzada

Y, por supuesto,

3) Los puntos anteriores no pueden salir del propio territorio/intelecto nacional.

Me parece extremadamente curiosa esta perspectiva. Para empezar, el aspecto de la tecnología podría ser desarrollado in-house. Ellos mismos me han hecho creer esto; hace no más de 6 meses, este mismo gobierno federal dijo que:

– “Tenemos premios Nobel – entonces sí se puede.”
– “Fuimos capaces de construir una de las ciudades más grandes del mundo sobre el agua, la Ciudad de México – entonces sí se puede.”
– “Tenemos las ideas y las ganas para transformar al país.”

A ver… entonces sí tenemos la capacidad de realizar grandes obras y avances científicos. dónde sacan que no vamos a poder generar nuestra propia tecnología?

Ah claro. Del asunto del dinero. Pero ahí también hay grietas tremendas en el razonamiento. La corrupción de Pemex, por ejemplo; un tema viejo y de conocimiento mundial, en donde se han prometido cambios que nunca han llegado. Ahí podrían generarse ahorros. Ahorros sustanciales: al menos $434,000,000,000 MXN en un solo año, aparentemente. Queda por discutir cómo es que la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación saben esto pero se vuelve un tremendo secreto a la hora de que nuestros estimados políticos hablen de los problemas de Pemex, o porqué estas instituciones no tienen los “dientes” para acabar con el problema, pero no me quiero desviar.

También hay ideas radicales y de corte, digamos, “revolucionario” (como que suena a algo que le gustaría a un “Partido Revolucionario”, no?). Por ejemplo, la idea de Andrés Manuel López Obrador de reducir los salarios de los altos funcionarios del gobierno. Decía el señor que se ahorrarían unos $300,000,000,000 MXN por año; Felipe Calderón dijo que serían más bien unos $1,000,000,000 MXN. De cualquier manera… a mí me suena a que esos mil millones de pesos (por tomar el extremo bajito) financiarían sin problemas un buen de proyectos de investigación, no? Digo, si el presupuesto del Conacyt es de unos $26,000,000,000, el estimado del ex-presidente representaría un aumento de 3.8%. Ahí casi vamos con el PIB!

Aquí cabría un momento para ponderar si es justo que nuestros legisladores ganen tanto dinero o si podrían sobrevivir a un corte del 50% de su sueldo (un diputado debería sobrellevarla con apenas $38,000 al mes, por ejemplo – sin contar con los estímulos de $45,000 de asistencia legislativa y los $28,000 de atención ciudadana, o a la mitad cada uno… digo, depende de cuánto queramos ahorrarle al asunto). Ahí tú dirás.

Me voy con una cita más del video de promoción. De verdad que sí me llegó.

“Somos México, tenemos una firme convicción: sí se puede.”

Bichología

Ayer platicaba con Elena acerca del servicio social que está realizando en la FES Zaragoza, en el área de Microbiología… aparentemente le apasiona mucho eso de los bichitos. Total que me comentaba que estaba subiendo sus fotos a Facebook, y en aras de mantener el control sobre las fotos, así como una facilidad sobre su administración, decidí configurarle un blog…

http://bichologia.sergiob.org

Sugiero ampliamente visitarlo. Apenas va empezando, pero tengo entendido que en breve será llenado profusamente de fotos interesantes.

Tómbola

¿Cómo va aquella canción?

“Yo soñaba con tu nombre,
Esperaba conocerte.
Y la tómbola del mundo,
Me premió con tu querer.”

Han sido dos tres semanas increíbles, llenas de cambios… no solo en actividades, sino también de paradigmas. Estuve releyendo mi blog hace unas horas y hay tantos posts que me parecen tan lejanos… como si los hubiera escrito otra persona, en una galaxia muy, muy lejana… que apenas reconozco y cuyos pensamientos me parecen lógicos, pero a la vez inentendibles.

No lo digo por la UNAM. Verdaderamente voy a extrañar mi casa, la que fue más mi primera casa que el lugar donde duermo. No… mis sentimientos por la UNAM no han cambiado, y no creo que cambien en ningún momento. La decisión de abandonarla (aún cuando podría ser temporal) es meramente cuestión de resolver aquello que he dejado pendiente. Aunque hayan dudas… vamos, las adversidades no nos van a dejar nunca. Así que voy con todo… y espero no defraudar. Sé bien que no soy el mejor en el mundo, pero espero ser lo suficientemente bueno. Haré mi mejor esfuerzo. Lo prometo. Lo demás… lo dejaré en manos del destino.

En cuanto a lo demás… lo dejaré en tres palabras:

Te amo, Elena.

A triunfar!

Ideas incompletas

Por trabajo, compromisos, presión interna, pánico escénico, etc., me he visto en la penosa situación de comenzar ideas de posts en los últimos meses… y dejarlas así. Comenzadas, sin finalizar. Tres diferentes posts sin relación, oficio ni beneficio, buscando expresar alguna idea que fue interrumpida por “la vida real” y nunca encontraron salida.

Entonces, me tomaré este post para completar (hasta lo que puedo entender de aquellos bosquejos, a veces cortados a media oración) aquellas ideas abortadas en su tiempo:

1) Tres.

Tres malditas periplaneta americana (magnificos ejemplares, he de decir) me visitaron en algún punto de Abril de 2010 — el mismo día. A colación, una de sus primas decidió unirse a la fiesta unas semanas después, ocasionando una involuntaria reordenación de mis cajones del closet (iugh! Tocó mis hojitas de colores!!!). Las pequeñas visitantes me dejaron buenos sustos, amargos recuerdos y un gran desea de contratar a RAID como patrocinador oficial de sergiob.org (ahora en el puerto 800!).

El conteo:

1 en el lavabo (iba yo llegando…)
1 en el cuarto, antes de apagar la luz (zapatazo).
1 en el cuarto, después de acostarme (visible por el reflejo de la tele en el suelo).

Y luego en mayo:

1 en el cuarto (y se metió a los cajones. ASCO).

2) Karma

He de decir que no tengo la mas mínima idea de a qué quería llegar con este post, pero la verdad es que viene muy al caso considerando lo que me ha pasado últimamente. Debería decir, “nos” ha pasado. Días difíciles. Poco sueño. Mucha tensión. El punto es, ¿hice algo mal? ¿Estamos pagando por adelantado algo?

Ah, pero esto me permite escribir acerca de las curiosidades de la vida. Me parece interesante que hay cosas que en un momento deseas y añoras, y en otro momento ni siquiera te parece congruente que eso vaya contigo. No en algo en particular… o mejor dicho, en varias cosas en particular, que no vale la pena especificar aquí. Pero no deja de ser curioso.

3) Seis meses

Hace tiempo, eso tenía referencia a un seminario que nunca se dió, y poner un par de posts y cosas así. Hoy, ya no es así.

Hoy es el símbolo de lo que viene. El objetivo, la zanahoria que últimamente he estado persiguiendo.

En seis meses, nos tienen que autorizar. En seis meses, tenemos que estar contratados. En seis meses… podré empezar otro camino.

Estoy dando los pasitos, poniendo los cimientos. Y no estoy solo, así que tanto estoy apoyado, como sé que dependen de mí otras personas. Veremos si el destino no se ríe nuevamente de mis planes 🙂

Creo que ya estoy al día.

Debo agregar:

ASCO!!!

Sueño de una – bah, a quién engaño?

Alguna vez entre agosto y hoy me desvelé… y quise postear. Ah, ya veo la fecha… 25 de agosto. Sigh. Bueno, con este paro de labores me da chance de terminar de escribir, así que ahí vamos… de lleno y sin red…

[Correcciones entre taches, ya que hay cosas que cambiaron de entonces a hoy.]

Después de todo, no es posible soñar si no duermes, cierto? Ah, y que hay de soñar despierto? Pues imposible también, digo yo, si tu conciencia apenas te da para no colapsar a medio escritorio! Han sido dos semanas tres meses (y media, casi) bastante… iluminativos. Después de todo, no es taaaan diferente de la FI, aunque debo de admitir que los silloncitos y el agua gratis (de garrafón, eh! Y no los he visto rellenarlo XD) son una experiencia muy agradable. Y mullida.

Debería agregar que todo tiene su precio en esta vida, y la mullidez es directamente proporcional a la necesidad de mullimiento mullido después de una espeluznante sesión de análisis de algoritmos. Aunque debo admitir que la geometría computacional tiene sus privilegios (primordialmente espantar a niños pequeños, y cosas así).

En fin, apenas el miércoles me inscribieron “oficialmente” y ya puedo decir que soy producto IIMAS. Al menos hasta no recibir título… Y sigo esperando el título. En fin, a ver si no me corren y tengo que decirle a mi mamá que siempre no me mudo este año… 😛

Bueno, por fin a lo que nos ocupa. Y es que aunque la escuela es una de mis principales preocupaciones en este momento (digamos, en la misma prioridad que respirar, poco arriba de comer y dormir), en realidad no es lo que me ocupa en este instante. Oh no. Mis atenciones son un poco más banales y para colmo ni me incumben; la inspiración llega a veces de lugares extraños, pero es curioso ponerse a pensar que cosas que ni te pintan son las que te mueven. Así es la vida a la medianoche, supongo. En fin, creo que un haiku podría exponer mejor la situación:

Alegría, hoy
no alcanzas a llegar
ni al señor sol.

Curioso como hay pequeños detalles que te distraen peculiarmente – muy por encima del deseo de irte a dormir, por ejemplo – y te hacen pensar que la vida realmente no tiene ni pies ni cabeza. Y, al mismo tiempo, que no hay nada nuevo bajo el sol (jeje). Lo que ayer pasaste mañana lo verás reflejado en otro, y lo que otro vivió hoy lo estás penando porque, como dijo mi mamá, nadie aprende en cabeza ajena. Salvo tal vez uno que otro piojo aventurero.

Creo que este post no tiene un punto concreto. Tal vez puntualizar que la incertidumbre de los resultados siempre nos va a tener esforzándonos o cayéndonos; dependiendo del punto de vista que escojamos para iluminar nuestro sendero. Hoy me dijeron que la noche es fría; pero si nos ponemos a pensar un poco, podemos acurrucarnos en la cama, o enchamarrarnos y salir a jugar. Las dos nos van a redituar frutos, pero algunos son un poco más dulces que otros.

Buenas noches, y tal vez alrato ponga algún detalle más coherente.

Del amor y otras menudencias

Hay curiosos momentos en la vida en que es necesario preguntarse: ¿Qué es esto? ¿Estoy en Marte? ¿Son, acaso, todas iguales?

La lógica de las chicas es algo que me pareció siempre, por ponerlo en términos ingenieriles, “lógica difusa”; es más, se meten conceptos de mecánica cuántica, como el gato de Schrödinger… ya saben, aquel que al mismo tiempo puede estar vivo y muerto, dependiendo de la perspectiva (y si algún físico teórico me está leyendo, disculpen pero hay que simplificar esto). Es curioso que solo en la mente femenina se puede concebir que al mismo tiempo estés bien y mal, que algo sea y a la vez no lo sea… incluso situaciones no opuestas, pero que en cualquier otro contexto sería mutuamente excluyentes.

Pero bueno… eso ya lo sabíamos. Creo que cualquiera que lea esto está consciente de mi teoría de la X (polémica, aunque en mi opinión certera), y aunque me tilden de loco o misógino (o loco misógino, aunque sea asexual la X) mis opiniones son bien conocidas. Hasta hace poco hubiera podido aceptar que podría ser mi simple “vuelta en la feria” la que hablara por mí, que mis experiencias – muy personales y subjetivas – daban tamaño y forma a mi opinión. Y luego platiqué con un amigo.

Mi amigo (que por practicidad y anonimato le llamaré Juanito) viene saliendo de una tormentosa relación, sin duda con sus altos y sus bajos… pero tormentosa sin embargo. El sería el primero en indicar que fue, a todas luces, una relación que le cambió muchas perspectivas. Y una de ellas, y que tangencialmente me cambió las mías, fue la experiencia de las reacciones de su ahora ex ante las vivencias que pasaban. Mientras más platicamos (de forma independiente, he de recalcar) más nos damos cuenta que las chicas deben venir con un chip preprogramado de la misma fábrica, con algoritmos idénticos y un banco de respuestas muy similares… Por ejemplo, como reaccionan ante una eventualidad que nos impide reunirnos con ustedes (i.e., horrible), aunque su reacción cuando ustedes son las de la imposibilidad es completamente diferente (“es que no comprendes!”); y, por supuesto, Dios nos agarre confesados si se nos ocurre puntualizar esta discrepancia (“o sea… vas llevando cuentas?!”).

Por supuesto, que esto bien puede ser un caso de X-Y en vez de chicas-chicos.

Hoy estuve releyendo un tramo de “Un mundo feliz” y recalcan algo que reverberó en mi interior. Casi al final, el “malo que en realidad es bueno pero para propósitos prácticos diremos que es el malo”, Mustafá Mond, está platicando con el “noble héroe de nuestra historia”, el Salvaje John. Mustafá le comenta al Salvaje, que ha vivido toda su vida en una reserva, aislado de la civilización, que en el pasado Dios era algo muy importante entre los humanos. Incluso le indica porqué: cita a algunos filósofos  que comentan que Dios se vuelve más trascendental conforme el hombre pierde sus “juegos infantiles”, sus “diversiones de juventud”, etc. Mustafá comenta que, en su sociedad, esto nunca se pierde (puesto que han descubierto la forma de eliminar la vejez) y, por tanto, Dios pierde su importancia, al punto de ya no ser un elemento en la sociedad ni la mente humana.

Y, qué resonó? Pues simple: algo similar pasa con el amor (y no, no hablo de los enamoramientos… hablo del amor), el matrimonio, los hijos.  Creo que mientras somos jóvenes, tenemos “libertad”, podemos “disfrutar la vida”, estos temas pasan por nuestra vida solo cuando escuchamos que algún amigo descarriado se casó, tuvo un hijo, etc. Jamás nos detenemos a buscar a esa persona especial, e incluso podemos dejarla pasar aunque pase enfrente de nosotros, nos sonría y nos brinde un pastel de chocolate (aunque yo personalmente prefiero un buen flan).  En ocasiones no solo la dejamos pasar, sino que activamente la ahuyentamos, porque… pues porque la vida es corta, y *me están deteniendo!*. Sí, se dan los casos (3 confirmados, en mi experiencia).

Conforme avanzamos en la vida – trabajo, responsabilidades, más dinero pero menos tiempo, más juguetes y menos diversión – nos damos cuenta de que, tal vez, haya algo más allá afuera. Ponemos más atención en aquella amable chica que nos trajo el café, o el guapo chico de la oficina, y pensamos “hmm. Tal vez, solo tal vez…”. Y va creciendo el sentimiento. Si tenemos la suerte de contar con una relación, las cosas se van escalando, vamos haciendo planes, nos mudamos juntos, tal vez boda, hijos, etc. Y descubrimos otro tipo de “libertad”, otra “felicidad” de la que nos platicaban pero no nos la creíamos. Y sí, algunos descubrimos que es horripilante y no tiene nada de bonito, pero no todos. Otros descubrimos la belleza de todo ello.

Tal vez, no se trata de que la nueva generación ya no cree en el matrimonio (como he pensado últimamente). Tal vez, solo tal vez… se trata de que la nueva generación tiene más tiempo para jugar y divertirse antes de que se marchite la rosa y descubramos el resto de la vida. En cuyo caso, solo tengo que aguantar… un poco más…

Quizás, quizás, quizás…